Seleccionar página

¿Qué debo hacer si mi peludo se corta?

Como es de costumbre, mi hermana se encontraba jugando con su perro Ares en la terraza del apartamento, no habían elementos nuevos en la terraza, estaba la misma mesa de centro con sus sillas, las materas con hermosas flores, y un vidrio que hace 3 años se encontraba en una esquina por el cambio de una ventana que se realizó en el pasado.

Mi hermana le tiraba su pelota, cuando de repente vio que Ares dejaba unas huellas en el piso con sangre. Horrorizada por lo sucedido, lo cargó, le reviso su pata que se encontraba llena de sangre, la cual seguía saliendo sin freno. Ares se había cortado, tenía una herida en su patica.

Este tipo de situaciones pueden generar mucha tensión y desespero, pues nuestros perros y gatos son parte de nuestra familia, y por supuesto nunca quisiéramos que se hicieran daño. Sin embargo, acá va nuestra primera recomendación: debemos mantener plena calma, pues dependiendo de nuestra actitud podemos resolver de manera asertiva y rápida la situación que se nos presente con nuestros peludos. Estas situaciones podrán presentarse en el parque, en nuestra casa o incluso en sitios inesperados, pues nunca estamos exentos de los elementos de riesgo que presentan los sitios que visitamos, por más cuidado que tengamos con nuestras mascotas. Es por esto que a continuación te compartiremos unas acciones simples pero indispensables para que tú, como primer respondiente, puedas reaccionar con tu peludo, y así evitar posibles complicaciones cuando llegues al veterinario. Pues, es indudable que siempre es importante ir a donde su médico veterinario, pues no somos expertos y en ocasiones podemos evaluar la situación de manera parcializada y tomar decisiones que puedan afectar la salud de nuestro peludo al no asistir a consulta médica.

Tan pronto veas que tu peludo sangra, debes identificar la zona de su cuerpo que esta sangrando, tomar una toalla limpia o una tela aséptica cubrir su herida y presionar levemente por unos segundos hasta que el sangrado se detenga. Luego, toma agua limpia y riégala sobre la herida con el fin de limpiarla, si tienes agua oxigenada mucho mejor, este paso es muy importante porque podrás ver la herida sin que te nuble la sangre, por lo que es más fácil determinar que tan abierta está y que tan superficial o profunda es. Cubre la herida con una gasa y ciérrala con microporo, sin embargo, es muy importante que no quede muy apretada sino cómoda para tu peludo.

Ahora si, teniendo en cuenta que le prestaste estos primeros auxilios, ya puedes dirigirte con más tranquilidad al veterinario. Recuerda contarle la información que recibiste durante el accidente, la profundidad y tamaño de la herida, si el perro se queja de dolor o no, si presenta enrojecimiento, entre otros datos que consideres importante informarle al veterinario, lo cual le ahorrará tiempo para asistir a tu peludo y evitará mayores incomodidades para tu mascota.

Una vez sales del veterinario, recuerda seguir sus instrucciones, realizar las limpiezas indicadas por el experto, y no olvides realizar seguimiento a su progreso para asegurarte que sane adecuadamente y no se presenten complicaciones futuras.

Si te pareció importante esta información, te agradecemos que la puedas compartir con aquellos conocidos que tengan una mascota, podemos salvar a un peludo de un momento muy doloroso y complejo sin tenemos en cuenta este tipo de recomendaciones.