#Inicio del Congo preguntenos preguntenos #Fin del codigo
Seleccionar página

Numerosos estudios científicos demuestran los efectos positivos que tienen las mascotas en los diferentes ámbitos de la vida de un ser humano. No en vano hoy se identifican como miembros importantes de nuestras familias.

Es por lo anterior que te hablaremos de los beneficios más importantes que obtendremos al tener una mascota, un gato o un perro, como animal de compañía e invitarlo a hacer parte de nuestras familias:

1.Son un factor protector para las enfermedades cardiovasculares ya que pueden influir positivamente en factores de riesgo al reducir la presión arterial, disminuir la frecuencia cardiaca, el estrés y la ansiedad. En el caso de los perros, el tener una mascota invita a que salgamos a pasearlo al menos dos veces al día, lo que genera que tengamos una mayor actividad física evitando el sedentarismo. Y en el caso de los peludos felinos, se encuentran estudios que señalan que su ronroneo disminuye la tensión arterial. Sin contar con las endorfinas que pueden desarrollarse al momento en que acariciemos a nuestro gato o perro.

2. Algunos estudios demuestran que la exposición a un perro o un gato durante los primeros años de vida, hasta alrededor de los 6 años, se convierte en un factor protector contra enfermedades alérgicas tales como el asma o la rinitis alérgica.

3. Las mascotas nos ayudan psicológicamente a reducir el sentimiento de soledad ya que su compañía estimula la interacción y el contacto físico. Es indudable su compañía, a pesar de no nos hablen o no nos sigan la conversación, sabemos que no estamos solos y que siempre están con nosotros.

4. Aumentan nuestra autoestima, pues nuestras mascotas son seres sin juicio, sin juzgamientos, nos quieren y son leales a nosotros con nuestras bondades y a pesar de nuestras falencias.

5. Aumentan y potencian nuestro sentido de responsabilidad al comprometernos con su cuidado, pues debemos alimentarlos, darles agua, ofrecerles un refugio limpio y seguro, cuidados veterinarios de manera periódica y ejercitarlos entre otras actividades que nos exigen replantear y reorganizar nuestras rutinas diarias.

6. Al cuidar al peludo generamos sentimientos empáticos y compasivos hacia los seres vivos, generamos mayor sensibilidad hacia los animales, el medio ambiente e incluso hacia las personas.

7. Ayudan considerablemente a personas con depresión, en proceso de duelo o en estados de estrés pues a través del juego se experimenta un aumento de oxitocina, se estimula la producción de dopamina y serotonina y el cortisol disminuye, lo que permite disminuir los niveles de estrés o tristeza.

8. Son un antídoto contra el anonimato, es decir que permiten que tengamos un mayor desarrollo social, mayor facilidad a la hora de socializar y establecer vínculos cercanos con otras personas que a su vez tengan mascotas.

Solo enunciamos los beneficios principales, sin embargo, son múltiples las ganancias que obtenemos al tener un peludo en nuestras vidas ya que evidentemente son una fuente de bienestar psicológico, sociológico e incluso fisiológico impagable, por eso la invitación es a cuidar de ellos y ofrecerles bienestar y la calidad de vida durante los años que estarán acompañándonos como nuestros mejores amigos.