#Inicio del Congo preguntenos preguntenos #Fin del codigo
Seleccionar página

En promedio utilizamos de dos a tres bolsas diarias por mascota. Es decir, entre 60 y 90 mensuales; y 720 a 1,080 bolsas por año. Si las bolsas que empleamos son de plástico, estaríamos generando un impacto medioambiental irreversible. Recordemos que una bolsa plástica tarda 450 años en degradarse a la vista del ser humano porque al final no desaparecen del todo, sino que se transforman en microplásticos que quedan expuestos en el medio ambiente, en los océanos y en los ríos, causando un daño devastador en el planeta.

Por razones como esta, han surgido nuevas tendencias ecológicas que incentivan el uso de materiales alternativos para reducir la contaminación ambiental en nuestras acciones diarias. Esto con el objetivo de pasar de un consumo lineal (fabricar – comprar – usar y tirar) a un modelo de consumo circular; es decir, que se dé prioridad a la reutilización, o que en su defecto se pueda degradar sin ninguna afectación al medio ambiente cerrando su ciclo con la naturaleza, o inclusive, con algunos materiales que adicionalmente le proporcionen un beneficio al medio ambiente. 

Dentro de estas alternativas se encuentra el uso de bolsas a partir de materiales biodegradables o compostables. Pero, ¿Conoces la diferencia entre estos dos conceptos? ¿Sabes cuál bolsa elegir para recoger los excrementos de tus mascotas? En Ladracadabra te lo explicamos.   

El material biodegradable se descompone naturalmente por la acción de organismos y microorganismos vivientes, sin necesidad de agregar productos químicos. Así, estos materiales desaparecerán completamente en la tierra pasado un tiempo, cerrando el ciclo de la naturaleza.


El material compostable pasa por el mismo proceso de descomposición, pero la diferencia radica en que, al ser producido por materiales orgánicos, como por ejemplo el maíz o la yuca, no solo se degradará, sino que también proporcionará como resultado, abono para la tierra o compost de calidad y su tiempo de biodegradación es mucho más rápido.

En conclusión, todos los materiales compostables son biodegradables, pero no todos los biodegradables son compostables, pues no dan como resultado estas dos últimas ventajas para el medio ambiente. 

Por esta razón, en Ladracadabra encuentras bolsas compostables, que están hechas a base de maíz, lo que permite que al descomponerse regresen a la tierra como abono en tan solo 120 días, reduciendo la acumulación de desechos en los rellenos sanitarios. Además, son fabricadas con energías verdes, ya que la planta de producción que las produce, trabaja con paneles solares para disminuir la emisión de CO2 en este proceso. 
Ahora que conoces la diferencia entre ambos materiales ¿Cuál elegirías para recoger los residuos de tus mascotas? En este link encontrarás el kit de bolsas compostables para que empieces a cambiar el uso de bolsas de plástico tradicionales y de esta manera puedas contribuir al cuidado de nuestra tierra.